Life Style

Kit de emergencia para las fiestas

Kit de emergencia para las fiestas

 

Comienza diciembre y pareciera que tenemos mil eventos por semana. Es un mes festivo donde las celebraciones con familia, amigos, colegas están al orden del día. 

Generalmente, “festejo” es sinónimo de comer y beber, de más y no muy saludable. 

Entiendo que a muchas de nosotras esta época genera un poco de ansiedad, sobre todo si tu relación con la comida no es de la mejor, y sentís que no podes “decir que no” con tanta comida y bebida dando vuelta y cada vez que comenzás a comer no podes parar.

Y ya sabes bien lo que viene después de una comilona; además de sentirte hinchada, descompuesta y con resaca aparece ese sentimiento de culpa y de falta de control que te hace sentir fatal. Probablemente haces la promesa de hacer dieta, de no volver a comer ni tomar así. Hasta que llega Año Nuevo y el proceso se repite.

Conozco muy bien ese proceso porque lo repetí durante años, y no solo en época de fiestas. Te lo cuento para que lo reconozcas y decidas esta vez hacer algo diferente.

Todos estos miedos: a comer, a descontrolarte, a engordar, generan ansiedad y desconexión con tu cuerpo. Este miedo te lleva a dejar de disfrutar el momento, a generar sentimientos de culpa y entrar en el círculo vicioso de “estar queriendo controlar lo que comes” siempre y a pensar todo el tiempo en comida.

 

Kit de emergencia para las fiestas

 

Y adivina… ¿qué pasa cuando pensás todo el tiempo en comida?

Te agarra tremenda ansiedad, por comer obvio. 

Todo comienza en tu mente, y lo que te quiero enseñar es a usar la mente a tu favor, a conocerte mejor para que te puedas anticipar y ser vos quien está en control.

 

Acá te paso mis tips para que en estas fiestas puedas disfrutar más y sufrir menos:

  • Cuando estés en tu casa, come lo más limpio que puedas

Incluí muchas verduras y frutas, proteínas magras, buenas fuentes de carbohidratos (arroz integral, quinua, legumbres, y verduras con almidón) y grasas saludables (frutos secos, semillas, aguacate, aceite de oliva). No quieras pasar hambre porque va a ser peor cuando vayas al evento. Diciembre es un mes para mantenerse, no para adelgazar.

  • Hace ejercicio

Respeta tus 10,000 pasos al día, hace cardio y agrega ejercicios de fuerza/resistencia.

  • Toma mucha agua

Y consumí vegetales y frutas con alto contenido de agua.

  • Si tenés que llevar algo a la cena de Navidad o Año Nuevo

Una excelente idea es una ensalada de hojas verdes y/u otras verduras y agua (he notado cuando vuelvo a Argentina y me junto con amigos o familia que en las mesas abunda el alcohol o las gaseosas, pero no hay agua).

  • Toma la firme decisión de comer y beber con moderación

La comida siempre estará allí, si hoy no comes algo podes hacerlo en otra oportunidad. No hay excusas para comer como si fuera la última vez de tu vida. Sé una mujer empoderada que no sucumbe todo el tiempo a sus impulsos. Te aseguro que te vas a sentir muy orgullosa de vos misma.

  • Disfruta de esos momentos con tus seres queridos

Involúcrate en la charla o en observar a la gente y no vas a pensar tanto en comer.

  • Usa la respiración profunda y pausada para manejar la ansiedad

La ansiedad proviene precisamente de tu cabeza que está donde no debe: en el pasado o en el futuro.

  • No te quedes todo el tiempo en la mesa

Anda a jugar con los niños o anda a charlar a otro lado.

  • Ni se te ocurra pesarte en estos días

Cuando comemos comida alta en sal, azúcar y grasas y tomamos alcohol es normal retener más líquido. Ese kilo o dos de más que vas a ver solo van a traumatizarte y lo más probable que no sean kilos “reales”.

 

Kit de emergencia para las fiestas

 

No tomes a diciembre como excusa para tirar la toalla y comer como si fuera el último mes de tu vida porque “en enero empezás la dieta”

Cambiar hábitos no significa solo comer mejor sino aprender a estar VOS en control de la comida y no al revés

Y para ello necesitas dejar la actitud de todo o nada. Cada vez que te veas tentada a seguir comiendo o tomando cuando sabes que ya es suficiente, pregúntate: ¿qué precio estoy pagando por excederme? ¿vale la pena seguir si mañana sé que me voy a sentir indigesta, con resaca y culpable? La respuesta generalmente es siempre NO.

El problema es que nunca nos hacemos la pregunta y nos dejamos llevar por la promesa de placer inmediato. Pero si pones a entrenar este musculo de consciencia, te vas a ir dando poco a poco cuenta de los motivos que te llevan a comer y/o tomar en exceso y vas a moderarte más.

Comprométete a disfrutar de otra manera esta vez, comiendo y bebiendo de manera consciente. Disfruta más de la charla, de abrazar a tus seres queridos, de apreciar la sonrisa de tu hijo si lo tenes. 

 

¡Felices Fiestas conscientes!

 

Coty Martínez
Health Coach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para ti

Reto Detox

de 3 días

Libera tu cuerpo de toxinas y deshínchate. Experimenta los beneficios de alimentos naturales y deliciosos. Sin sufrir hambre ni antojos.